Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


dhaerius

Dhaerius

Dhaerius
Vindicador Intratable
Dhaerius Clase:
Clérigo
Raza:
Humano
Género:
Masculino
Nacimiento:
1898(1291 D.bA)
Fallecimiento:

Lealtad:
Sagrada Orden
Relacionados:
Volgan(Padre)
Floh(Madre)
Marzya(Cónyuge)
Xarr(Hermano)
Kirita(Hermana)
Dhaerius

Descripción física y personalidad

Dhaerius es un joven humano con ojos azules grandes muy claros, una despeinada cabellera anaranjada y un físico fuerte y marcado. Sin embardo él no era portador de una gran belleza, cosa que realmente no le importaba debido a que no estaba en sus metas conseguir pareja o ser un chico lindo. Luego del trágico asesinato de su madre, una druida, en manos de las Hordas del Caos, el clérigo se vio forzado a convertirse en alguien fuerte para poder mantenerse en pie siendo tan solo un niño. Este suceso le afecto un montón porque él amaba a su madre muchísimo y le dio un rotundo cambio a su forma de ser. Una personalidad fuerte y vengativa pero al mismo tiempo bondadosa y protectora. Desde aquel momento lo que Dhaerius más anhela es vengarse de las personas que le arrebataron a su madre y destruirlos, pero al mismo tiempo quiere evitar que a otros les ocurra algo semejante. Dentro suyo nació el deseo de proteger a las demás familias y personas del imperio para que nadie tenga que sufrir lo que sufrió él. También surgieron unas ganas de ayudar a los demás ciudadanos en todo lo que este a su disposición. Por eso mismo, se define a sí mismo como un vindicador intratable. Un hombre que busca tomar venganza sobre las personas que alguna vez le hicieron daño a el o a su familia, que no se pensaría ni un instante en quitarles la vida a aquellos desgraciados.

Inicios del personaje

Dhaerius Korver nació el año 1898 en la gran ciudad de Banderbill, la capital del Imperio. Fue miembro de una familia muy adinerada y por eso desde pequeño tuvo todos los lujos que él quiso. Su padre Volgan, un paladín muy poderoso, su madre Floh, una druida muy bondadosa lo malcriaron bastante a él, a su hermana mayor Kirita y a su hermano menor Xarr. La madre quería que su hija se convirtiese en una poderosa druida, para seguir con el linaje, mientras que Volgan quería que sus dos hijos fuesen fuertes paladines, luchando en nombre de la luz. Kirita no sentía desagrado alguno en la cuestión de ser druida. Ella nació con una fuerte pasión por los animales y la naturaleza, por eso más que disgustarle amaba la idea de convertirse en druida algún día. Xarr tampoco parecía estar descontento con ser un paladín Xarr veía a su padre en los combates, incluso se sabía los nombres de algunos hechizos. Dhaerius era el que parecía tener más problemas para decidir que quería ser en un futuro, estaba indeciso le gustaban todas pero no le gustaba ninguna. Al mocoso mucho no le preocupaba el imperio ni el combate. Él quería ser feliz y jugar a las escondidas con su mejor amigo Ier en la capital.

Dos hechos trágicos fueron decisivos en su infancia y en su vida. El primero fue la muerte de su madre. Floh. Esa mujer que tanto quiso había sido vilmente asesinada por las tropas caóticas durante un ataque en las afueras de los barrios bajos. El humano no lo podía creer, su madre estaba muerta. Desde aquel preciso instante cambiaron muchas cosas. Jugar ya no era su principal objetivo sino que detener a las Hordas del Caos o a cualquiera de las otras facciones malignas. Dhaerius pasó de ser un mocoso insolente a un chico interesado en la guerra con una sed de venganza insaciable. Ese fue el día en el que él se prometió que crecería como persona y luchador para así proteger a su familia. Juró que no volvería a pasar algo así de nuevo y comenzó a desarrollarse como persona. Aunque es muy cruel admitirlo la muerte su madre no le afecto de manera negativa sino que a la larga lo transformó en alguien mejor que antes. Esto no se puedo transmitir al resto de la familia. Volgan se sentía responsable de la muerte de su mujer por no haber estado ahí para defenderla, lo cual lo le trajo un claro deterioro mental, Xarr no paraba de llorar, se desmoronó tanto que perdió la pasión que tenía por ser paladín y el combate. Lo único que el niño quería era recuperar a su madre. Mientras que a Kirita le ocurrió algo parecido a lo de Dhaerius. A pesar de la tristeza que abundaba en ella, a la niña quería honrar a su madre convirtiéndose en una de las mejores druidas que Banderbill jamás haya conocido.

Unos pocos meses más tarde la familia parecía haberse recuperado de aquel trágico momento cuando ocurrió aquella desgracia. Dhaerius, Kirita y Xarr estaban entrenando combate cuerpo a cuerpo en los alrededores de la prisión de Banderbill. A los chicos les encantaba ir a ese lugar y allí practicar sus mejores golpes. Ninguno había aprendido algún conjuro aún, ya que antes de comenzar con la especialización de clases los chicos debían tener un conocimiento de combate básico. Era normal que Kirita siempre los derrotase ya que ella era la hermana mayor, pero el pequeñín de Xarr estaba tan confiado que ganaría que al perder se fue corriendo de la furia y desapareció tras los árboles. Dhaerius y Kirita esperaron allí su regreso por unos minutos. Cuando se dieron cuenta que después de un largo rato no había vuelto comenzaron a preocuparse, algo le tuvo que haber pasado. Fueron corriendo atravesando la arboleda y se quedaron en shock. Xarr se encontraba agonizando en el suelo. Había sido atacado por algunos magos que le habían lanzado unos hechizos mortales. Xarr estaba casi muerto, eso significaba que no había muerto aun, el gran problema es que había sido incinerado y no había ningún clérigo cerca como para sanarlo. Así es como el pequeño murió consumido por las llamas. Desde entonces Dhaerius lo tuvo bien claro, no más muertes de sus seres queridos. Su hermano había muerto porque no había algún curandero cerca para salvarlo. Ahí se decidió ser clérigo. Era la clase perfecta, con ella él podría proteger a las personas, curar sus heridas y salvarlas de la muerte. Además es una clase lo suficientemente poderosa como para aniquilar a enemigos con sus propias manos. El padre que estaba devastado por la muerte de su hijo, no protestó sobre la decisión de su hijo de ser un clérigo y los llevo a él y a Kirita a enlistarse con el ejército Imperial.

Historia intermedia

A los 16 años Dhaerius terminó su entrenamiento tras mucho esfuerzo y logró uno de sus objetivos, convertirse en un clérigo poderoso. Pero ser un clérigo fuerte no le bastó, él quería hacer algo más por el Imperio. Su mayor sueño era unirse a la Sagrada Orden. Para ello el decidió mudarse a Tiama. ¿Porqué decidió esto? Kirita, que había completado con éxito el entrenamiento de druida hace ya dos años, se había mudado a aquella ciudad y se contactó con él apenas se enteró que se habían graduado los nuevos reclutas. Le contó que la gélida ciudad era una ciudad hermosa y llena de oportunidades tanto para entrenar como para aniquilar enemigos. Este relato de la hermana lo convenció totalmente para mudarse allí. Abandonar Banderbill no se lo hizo difícil ya que se aburría bastante porque no tenía amigos desde que Ier se había mudado hacia Nix. Igualmente, prometió volver a residir en esta ciudad ya que es la capital del Imperio y también su ciudad favorita. Finalmente Dhaerius se termina mudando hacia la aquella helada tierra y fue una de las mejores decisiones de su vida. Creció muchísimo completando tareas que le daban los habitantes de Tiama quienes le ofrecían muchísimo oro por matar a unos simples lobos invernales y traerle sus pieles. Esto no resultaba muy difícil y menos con la ayuda de Kirita. Desde entonces los estuvieron más unidos que nunca y emprendieron una infinidad de aventuras. En una de estas aventuras Dhaerius conoció a una joven elfa, inteligente y hermosa llamada Marzya de la cual también luchaba por el Impero y se enamoró al primer instante. Desde aquel momento se formaron un equipo muy unido los tres (Dhaerius Kirita y Marzya) que se ayudaron mutuamente hasta que después de muchísimo esfuerzo y dedicación consiguieron ser aceptados por Etaren en la prestigiosa Sagrada Orden.

Presente, aspiraciones a futuro

Hoy en día Dhaerius reside en felizmente Banderbill con su mujer Marzya. Fue aceptado en un clan después de haber salvado al líder de este mismo. Está trabajando duro para construirse la armadura más fuerte de los clérigos para así rendir mejor en los combates. Él sabe que no es el mejor clérigo y que le falta muchísimo para serlo pero también sabe que con mucho empeño logrará serlo. Su objetivo es convertirse en un héroe sagrado de la Orden y elevar aún mas su poder hasta el máximo. Disfruta dándole caza a miembros de las Hordas del Caos. Jamás saciara su sed de sangre hasta matar a los asesinos de su madre y su hermano. Siempre tiene en mente las frases que le dijo ella cuando él era pequeño “No puedes evitar la muerte, sólo posponerla.”y “Ante la adversidad, seguiremos siendo azules.”

dhaerius.txt · Última modificación: 2017/07/13 14:19 por nertaril