Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


fragmentos_de_alkar

Fragmentos de Alkar


La primera vez que se escuchó hablar de los Fragmentos de Alkar fue en el año 1419 tras el incendio de la biblioteca de Banderbill la cuál contenía escrituras literarias de sumo valor, por parte de las Hordas del Caos. No fue hasta el año 1439 que Arispar, gracias a un grupo de intelectuales, logró traducir lo que las amarillentas páginas contenían escrito. Los Fragmentos de Alkar eran objetos perdidos por todo el mundo y que dotaban de poderes extraordinarios a sus portadores. El tiempo pasó y, como resultado de las guerras, los objetos quedaron perdidos en la memorias de los hombres. Los Fragmentos eran seis, el primero encontrado fue el Escudo de Astragal seguido por la Gema de Panbor y luego la Gema de Migyur, más tarde la Vara de Bredinlo, continuando por la Espada del Destino y por último la Lágrima del Creador.


Escudo de Astragal


El primer Fragmento de Alkar encontrado había sido usado por el antiguo emperador Astragal. Se trataba de una herramienta poderosa que permitía una defensa inquebrantable hacia las murallas de la ciudad de Banderbil. Luego de la muerte del Emperador el Escudo se perdió y no fue usado nuevamente, más tarde fue hallado por los hombres de Arispar en el Fuerte Abandonado.

Gema de Panbor


Se trataba de un amuleto que poseía un inexperto soldado Imperial que, tras una victoria en Ullathorpe por parte de las Hordas del Caos, atacó a Panbor por las espalda mientras festejaba. El soldado fue decapitado al instante pero la sangre del guerrero caótico cayó sobre su amuleto. El orco tomó la gema del amuleto del soldado y se la entregó al Demonio. Se dice que la poderosa gema fue lo que aseguró diversas victorias caóticas.

Gema de Mygiur


Siglos atrás, al norte de Annkör un tipo de bestia llamada Mygiur logró reunir un ejército de criaturas para invadir la ciudad de Tiama, el poder de esta bestia permitía congelar a todo aquel que la mirase y su fuerza podía aplastar ejércitos completos. Todo este poder provenía de una gema en su pecho que fue obtenido al principio por el Imperio tras una ardua batalla y luego el portador fue interceptado por un paladín caótico y llevada a manos del demonio.

Vara de Bredinlo


Mucho tiempo atrás cuando no existían las facciones los criminales y ladrones vagaban sin límite alguno por el mundo, fue entonces cuando los líderes de las razas, apenas organizadas, decidieron crear ocho puntos en el mundo para torturar a estos criminales. Luego de la creación de la cárcel de Banderbill estos lugares fueron mágicamente sellados dejando allí los secretos más remotos como el de una vara que permitía asesinar sin siquiera contacto. Ésta perteneció a un hombre llamado Bredinlo. Los líderes imperiales de antaño habían descubierto siete de los ocho lugares sin encontrar la vara, cuando Arispar encontró el último y estaba a punto de tener bajo su poder la vara, las hordas se hicieron presente y la tomaron fácilmente.

Espada del Destino


Cuando se logró traducir otra parte del pergamino, se supo sobre una espada que permitía al portador leer el futuro y rápidamente las tropas imperiales se dirigieron hacia el Este. Esto no tardó en llegar a los oídos del Demonio quién envió a sus bestias en busca de la espada. Durante el viaje, un espectro les mostró el camino a los líderes de cada facción y una vez más se produjo una sanguinaria batalla en la cuál finalmente las Fuerzas del Caos salieron victoriosas.

Lágrima del Creador


El sexto Fragmento de Alkar, permitía la vida eterna a quién la tomara, en el año 1439 fue recuperada por Arispar, quien bebió sólo una parte de ella, logrando así vivir muchos años más sin alcanzar la inmortalidad.

Lágrima del Creador

fragmentos_de_alkar.txt · Última modificación: 2017/01/10 20:09 por zyrandir