Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


jerek

Jerek



Jerek
Carente de avaricia
UNICODE��C�h�a�r�a�c�t�e�r�:� �B�l�a�n�d�i�x� �-� �0�5�/�1�2�/�2�0�1�5� �-�...
Vigésimo quinto
Emperador de Banderbill

(1584-1814)
Información biográfica
Nacimiento: -
Deceso: Año 1814
Lealtad: Sagrada Orden
Descripción física
Raza: Enano
Clase: Guerrero
Género: Masculino
Relaciones
Cónyuge: Cliara Lakhar
Descendencia: -

Años como Consejero del Rey

El Emperador Baeldor (a quien Jerek servía en sus años como Consejero) consideraba que el enano era su mejor Consejero. A él le encomendó las misiones más osadas y peligrosas, tal como la organización del Gran Duelo. También jugó un papel fundamental en la búsqueda de las Gemas del Poder, ya que siendo el más cercano al Emperador, le aconsejó en todos sus movimientos.

Ascenso a Emperador de Banderbill

Era bien conocido el afán de Baeldor por conseguir todas las Gemas del Poder, y ello le costó la vida. Fue en el año 1584 que los Hechiceros Elementales decidieron buscar las Gemas por todo el Plano Real, para así llevarlas de vuelta al lugar donde pertenecían.

Al enterarse de ello, Baeldor se atrincheró en Banderbill con la esperanza que el Escudo de Astragal lo protegiese, pero lo que el Emperador no sabía es que dicho fragmento sólo le protegería de invasores de las Hordas del Caos, y no de espectros como los Hechiceros.

Al morir el humano Emperador, rápidamente se convocó al Consejo Real, y debido a que no quedaba nadie de la familia Real, se decidió que el Consejero más apto para ocupar el puesto del recientemente difunto Baeldor sería Jerek. Así, junto al cadáver del susodicho ex Emperador y frente a la Estatua de Arispar, el enano se alzó al pueblo Imperial como el vigésimo quinto Emperador de Banderbill.

Comienzo del dominio enano en Banderbill

En el mismo año de su ascenso, tuvo su primer gran batalla: La Cuarta Batalla de Arghal, en la que Imperiales, Caóticos y Republicanos se unieron por primera vez y lucharon codo a codo contra los Hechiceros Elementales ya que poseían tres de las cuatro gemas que encerraban a su amo, Garveloth, y la restante estaba en manos de Mhorkvel. Y fue el líder caótico quien convocó a esta coalición, pues tanto Jerek como Dharian eran inexpertos líderes, y no tenían idea del poder que las gemas resguardaban.

Logo de la Sagrada Orden Dos siglos más tarde, tuvo su participación en la Última Batalla, ya que luego de la muerte del último líder Republicano Dharian, infiltró espías en La Asamblea para asegurar la disolución de la misma, y una vez que la serpiente perdiese la cabeza, el resto de su cuerpo sería inútil. Así daba su golpe de gracia a la República, haciendo que se desplome completamente.

Luego de la caída de la República, Jerek trajo de vuelta una organización que hacía tiempo existía, en tiempos de paz, y que junto a los Emperadores controlaban todo, la Sagrada Orden. Y así, todos los miembros de la Orden no sólo jurarían lealtad a su Emperador, sino que también devoción al Dios que ayudó a derrotar de una vez a la República.

Matrimonio con Cliara Lakhar

Año 1809. La Abadía de Lindos se vestía de gala para recibir ni nada más ni nada menos que la boda del mismísimo Emperador y su prometida, Cliara Lakhar. La élite de la Sagrada Orden se encontraba allí también, presenciando la boda, cuando de repente el sonido de un cuerno de guerra retumbó en todo el lugar… Las Hordas del Caos, al mando de ZefireX irrumpieron la ceremonia para intentar asesinar al recién casado Jerek. Mientras los dos bandos se enfrentaban fuera de la Abadía, el repulsivo orco se hizo presente con un arco y una flecha con la sangre del mismísimo Mhorkvel en su extremo. Sin vacilar, apuntó hacia el enano y disparó.

Athlas, uno de los Comandantes de Jerek, al observar este escenario se abalanzó inmediatamente hacia su señor, recibiendo así el impacto de la mortífera flecha. Envuelto en rabia, ZefireX chasqueó los dedos y desapareció, pero así también lo hizo el elfo que en cuestión de segundos se encontraba agonizando de manera horrible. Poco después, el ex Comandante de la Sagrada Orden reapareció en público, pero vistiendo una armadura de las Hordas del Caos, y sirviendo a aquél que días antes le había disparado la flecha con sangre del demonio.

Muerte inesperada

La rebeldía había regresado de la mano de Ecnath, o Fausto mejor dicho, y eso es algo que enfureció a Jerek. Más aún cuando invadieron Suramei, la capital del Imperio en Rhagnark, ciudad donde se encontraba su amada Cliara y sin vacilar ordenó a su ejército un asedio a antigua Wonder para reconquistar la ciudad emblema de la República.

Pero no sería un enfrentamiento sólo entre los rebeldes y la Sagrada Orden, pues la noticia llegó a oídos de UldroK, quien convocó a sus vasallos y esperó el momento justo para atacar.

Una vez los tres frentes se encontraron en la plaza central de Suramei, sucedió algo que nadie esperaba; El Demonio en persona se hizo presente y comenzó a aniquilar a todo aquél que se encontrase entre él y Jerek. UldroK por su parte, se encontraba del otro lado, manteniendo alejado a Fausto del Emperador. Acorralado, el enano no pudo hacer más que enfrentarse al líder de las Hordas del Caos, aunque no con buena suerte. En cuestión de segundos las garras del temible ser tomaron al desprevenido Jerek, acabando así con su vida. Su cuerpo, inerte, cayó al suelo dejando boquiabiertos a todos los presentes. Mhorkvel lanzó una risotada y desapareció en una nube de polvo, logrando así su cometido; asesinar al vigésimo quinto Emperador de Banderbill.

jerek.txt · Última modificación: 2016/11/29 15:39 (editor externo)