Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


ottherius

Ottherius



Ottherius
El Lunático
?250
Pueblerino de Rinkel
Profeta

(1540-???)
Información biográfica
Nacimiento: -
Deceso: -
Lealtad: Neutral
Descripción física
Raza: Elfo
Clase: Mago
Género: Masculino
Relaciones
Cónyuge: -
Descendencia: -
Relacionados: Demonio
Baeldor
Arispar
Jerek

Descripción e Inicio de su historia


Era un viejo elfo pueblerino de Rinkel, según decían, que se había autoproclamado como la persona que predijo la muerte del emperador Arispar, entre otras cosas. Aunque al parecer este viejo estaba totalmente loco, ya que siempre lo veían hablando con objetos o animales, algo nada alentador para quien decía ser. El elfo se había ganado el odio de Baeldor por las cosas que decía, y se estaba volviendo muy conocido popularmente. Corrían los rumores de que, al orco Glokark, la Espada del Destino ya no le profetizaba nada, por lo que los ojos de todas las facciones estaban puestos en el lunático Ottherius, el supuesto profeta.
Poco se sabe de esta persona, pero no cabe duda que alberga muchos misterios con él.

Captura de Ottherius y Pergamino de las Almas

En el Año 1540 (o 933 D.bA), Ottherius cayo en manos de las huestes del Demonio, porque se decía que él era el único conocedor de los secretos para unir un alma al cuerpo nuevamente por unos instantes, y fue encerrado en las mazmorras de las profundidades del Averno. Una vez capturado el supuesto profeta, las Hordas caóticas no creyeron necesario hurgar en las pertenencias del anciano, porque según ellos no iban a encontrar nada importante entre las cosas de un lunático, sin darse cuenta de que estaban equivocados. Las pertenencias del viejo que habían quedado abandonadas en una choza de Rinkel, cayeron en manos de dos pilluelos de mala caña, llamados Rattlak y su colega Taepran. Luego de hurgar entre las cosas del hombre, estos se hicieron con el Pergamino de las Almas caídas, aunque poco les interesaba el contenido del objeto, estos lo habían visto como una gran oportunidad de negocio, así que enviaron un mensaje a las capitales de cada facción, informando sobre la venta del Pergamino al mejor postor. Según el mensaje enviado, la transacción se haría en Ullathorpe, lo que ocasionó que la guerra no tardara en llegar a la ciudad, aunque fue Jerek, el asistente del emperador, quien finalmente se hizo con el Pergamino después de ofrecer a Rattlak cien mil monedas de oro, oferta que este acepto de inmediato. Cuando Baeldor se enteró de esto, no pensó en otra cosa que su padre; volvió inmediatamente a Banderbill, y puso a los sabios e intelectuales a investigar este pergamino, quienes luego de varios días de investigación descifraron el misterio. El emperador hizo el ritual explicado paso a paso en el Pergamino, estaba ansioso por poder ver a su padre, luego de haber hecho los pasos, Baeldor corrió al encuentro de este, pero para su desilusión, Arispar solo alcanzó a decirle, antes de desaparecer, que era de suma importancia que rescatara a Ottherius.

Escape de Ottherius

Baeldor organizó sus tropas, trazó un plan para debilitar a las hordas caóticas, y decidió que el primer golpe debería darse en Arghal. Al enterarse de esto, Mhorkvel y su ejército se prepararon para la guerra, fue así como se desató la Tercera Batalla de Arghal. Al terminar el ataque, las tropas de Baeldor, derrotadas, se replegaron hacia Banderbill. El Demonio festejaba desde el Infierno junto a sus lacayos por la victoria obtenida, sin darse cuenta que durante todo esto, un simple anciano había logrado escapar de sus mazmorras. Ottherius se había fugado de su reclusión.
Misteriosamente, el anciano apareció en el Plano Real, frente a las miradas del Emperador y Jerek, luego de eso, Ottherius fue hospedado en el palacio e invitado a un banquete por Baeldor.
El lunático se hospedó allí hasta que en el Año 1808 (o 1201 d.bA) el Libro Sagrado fue robado, y el anciano también desapareció misteriosamente, convirtiéndolo en el principal culpable del robo. La Sagrada Orden se movilizó inmediatamente y cientos de soldados comenzaron a buscar a Ottherius por todo Banderbill. ZefireX se había enterado de la desaparición de este y se sospechaba que que estaba planeando capturar al anciano lunático, como ya lo habían hecho una vez, para quitarle información. Finalmente, un grito se escuchó desde fuera de Banderbill y Jerek junto a varios soldados corrieron a ver que estaba pasando.
Al llegar fuera de la ciudad se encontraron frente a las tropas de Zefirex, que no tardaron ni diez minutos en lanzarse al ataque, mientras Ottherius corría de un lado a otro gritando cosas sin sentido. Luego de una corta batalla, las hordas caóticas se retiran abatidas y Ottherius fue capturado por la Sagrada Orden y llevado ante Jerek para ser interrogado.
Durante el interrogatorio Ottherius confesó al emperador que su locura solo era fingida, y le contó todo sobre la Orden Secreta, el Libro Sagrado, sobre el hechizo que utilizaba la Orden para volver inmortales a los líderes del imperio que eran del linaje de Bhargaras, y de como la sangre de Jerek paso a ser la Real, haciendo desaparecer a la del primer emperador de Banderbill.


Ottherius le dijo a Jerek que aún faltaban muchísimas cosas por descubrir sobre el Libro Sagrado, y este le respondió, al terminar el interrogatorio, que debía meditar sobre todo lo aprendido, y que pronto volvería a tener noticias de él.
Al pasar los años y comenzar la búsqueda de las espadas elementales, nadie sabía cual era el paradero del lunático Ottherius, este, misteriosamente, había vuelto a desaparecer.

ottherius.txt · Última modificación: 2016/11/29 15:39 (editor externo)