Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


kravhiel

Kravhiel

Kravhiel
Líder de la manada
Kravhiel Clase:
Druida
Raza:
Humano
Género:
Masculino
Nacimiento:
1898
Fallecimiento:

Lealtad:
Renegado
Relacionados:
Lhivaek

Descripción física y personalidad

Kravhiel es un hombre, alto, fornido y de pelo azul. Su cara no parece demostrar mucha expresión, a pesar del inmenso odio que lleva dentro de sí. Tiene personalidad un tanto bruta, ya que ha vivido mucho entre los animales y se ha naturalizado con esa barbarie. Es un hombre más bien solitario; su vida le ha llevado a un profundo resentimiento, por lo que le cuesta relacionarse con el resto de los seres. De gran amor por los animales, y gran respeto por los lobos, se lo ve mucho tomar la forma de los mismos. Se le notan rasgos semejantes a ellos por su descuidado aspecto, y su gran cantidad de vello facial.

Inicios del personaje

Kravhiel es un hombre nacido y criado en las maravillosas jurisdicciones del Imperio. Durante su niñez siempre contó con gran acompañamiento de sus padres, quienes le enseñaron el valor de la naturaleza y el respeto hacia cada una de las criaturas que habitan en ella. Dos simples cazadores, con gran respeto por la vida, que lamentablemente no sabían lo que les esperaba. Una tarde, en los alrededores de las costas de Arghal, los monteros fueron asesinados por un bandido, dejando al pobre adolescente huérfano, y sin rumbo. Al enterarse de la noticia, el joven druida quedó desconcertado, sin nadie que lo acompañara. Poco a poco, su amor por cada una de las criaturas existentes fue desvaneciéndose, dejándolo como un ser vacío por dentro.

Historia intermedia

A causa de la muerte de sus padres, Kravhiel perdió la esencia que tanto lo marcaba desde muy joven y poco a poco comenzó a alejarse del imperio que lo había acogido durante su niñez. Comenzó a adentrarse en distintos caminos y espesuras, en lo más recóndito del continente, asesinando toda variedad de animales, y numerosos guerreros que tenían la desgracia de cruzarle. Una tarde soleada, el druida deambulaba, furioso, por un bosque donde no se oía nada más que aullidos. Fue entonces cuando, luego de un tropiezo, cayó por el hueco de un tronco. Allí dio a parar a una cueva y al levantarse lo primero que vio fue un lobo. Colmado de ira, su primera reacción fue asestar con su báculo a la bestia, que luego de un sollozo de dolor, murió. Al oír a la pobre criatura, Kravhiel quedo profundamente conmovido por ella y sumamente arrepentido de lo ocurrido. Fue en ese momento que, en honra de ese indefenso animal; que nada había tenido que ver con su situación, decidió empezar a tomar la forma del lobo. Juró que, de allí en adelante, protegería a las fieras tanto como su condición le permitiera. Durante mucho tiempo este hombre no logró encontrarse a si mismo, ni un sentido que darle a su vida, pero luego de muchos años halló su lugar en la vida salvaje.

Presente, aspiraciones a futuro

Kravhiel aprendió a no depender de nadie excepto si mismo y su manada. Tomó como costumbre no mantenerse mucho en ningún lugar determinado, ni forjar muchas amistades. Una de las pocas fue un joven bardo llamado Lhivaek. Su mayor compañía hoy en día son los lobos, de quienes se ha vuelto muy afín, y que por haberles protegido innumerables veces de ataques, lo han comenzado a acompañar y seguir. Moldeado por la ira, y lleno de resentimiento hacia el Imperio que no pudo proteger a sus padres de una temprana muerte, el druida se alejó cada vez más de las tierras de Banderbill. Como sea, este humano aún no ha forjado su alma lo suficiente para portar el estandarte caótico, pero sin lugar a dudas, desea hacer arder a quienes toman el orden como eje en su vida.

kravhiel.txt · Última modificación: 2019/02/02 06:58 (editor externo)